Ads 468x60px

28 octubre 2010

Dia de la Cachetia en El Ronquillo

El próximo 1 de Noviembre, día de Todos los Santos, se celebra también en El Ronquillo el Día de la Cachetía. Esta tradición ronquillera es recordada por los mayores de la localidad como una tradición de toda la vida, ya que cuando ellos eran pequeños también pidieron la cachetía aunque era algo distinta:


Esta fiesta surgió debido a que en el "mes de los difuntos" (noviembre), los cuatro monaguillos de municipio se pasaban todas las noches tocando las campanas de la iglesia. Para pasar mejor las noches necesitaban algunos víveres, por lo que el día 1 de noviembre (Día de Todos los Santos) pasaban por las calles pidiendo la “cachetía” a todos los vecinos con grandes cestas de palma. Dos monaguillos con una cesta por una calle y los otros dos monaguillos por otra calle, descargaban en la iglesia y se encaminaban a otra calle. Así hasta recorrer todo el pueblo. Los vecinos les entregaban pan, chorizo,... lo que cada uno pudiera aportar.

Con el tiempo los monaguillos pedían la cachetía acompañados de niños de la localidad, hasta llegar a hoy en día en que tradicionalmente la piden todos los niños del municipio.

Hoy en día los niños madrugan por la emoción del botín que están apunto de obtener.

Por otro lado cada familia, cada casa, se habrá provisto de nueces, almendras, castañas, caramelos, chicles, granadas, manzanas, naranjas,... productos típicos del Día de la Cachetía, para ofrecerlos a los niños que lleguen a sus puertas entonando la adecuada canción.

Los niños salen de sus casas y empiezan por sus vecinos, llaman a la puerta, cuando sale el vecino entonan una de estas canciones:

“Cachetía, tía, tía,
como no me dé una nuez,
le “escarranco” la pared”

“Cachetía, tía, tía,
como no me dé una castaña,
me quedo aquí “to” el día”


El niño es obsequiado con algunos de estos productos, con una gran sonrisa seguirá su camino de casa en casa, de puerta en puerta.
Por el camino se cruzarán unos con otros y se mostrarán emocionados lo que han conseguido.

El ir y venir de niños es la alegría de la localidad, alborotando las calles por las que pasan.

http://www.sevillaysuprovincia.es/