LA FESTIVIDAD DE SAN BLAS, CON LA BENDICIÓN DE ROSCAS Y PALOMITAS: UNA TRADICIÓN DE CASI 400 AÑOS

Acompañados por sus cestas, adornadas con lazos rojos y blancos, los colores de San Blas y azul y amarillo de la bandera de Olivares, los niños irán cargados de roscas y palomitas realizadas en las tres panaderías del municipio para ser bendecidas con motivo del día de San Blas y evitar durante el año con ello las afecciones de garganta. El origen de la tradición se remonta a 1617, cuando el Conde de Olivares se encomendó al Santo para que sanara a su hija de una dolencia de garganta.

OLIVARES. Niños, padres y abuelos revivirán este miércoles 3 de febrero, festividad de San Blas, una tradición que se remonta casi 400 años atrás y que se ha mantenido viva con el tiempo. Los más pequeños se acercarán, acompañados de sus familiares, a la Colegiata Santa María de las Nieves para que el Santo les bendiga los panes y los roscos.


Acompañados por sus cestas, adornadas con lazos rojos y blancos, los colores de San Blas y azul y amarillo de la bandera de Olivares, los niños irán cargados de roscas y palomitas realizadas en las tres panaderías del municipio para ser bendecidas con motivo del día de San Blas y evitar durante el año con ello las afecciones de garganta.

Para encontrar el origen de esta tradición hay que remontarse en torno al año 1617, cuando en España reinaba Felipe III y era señor de la Villa de Olivares Don Gaspar de Guzmán y Pimentel. El Conde de Olivares se sentía muy apenado por la grave enfermedad de garganta que aquejaba a su hija María de Guzmán, todos lo remedios y cuidados médicos que se le practicaban no tenían resultados favorables y es por ello que Don Gaspar se encomendó a San Blas para que intercediera en la curación de los males de garganta de su hija María.

Varios días después de estas plegarias, María de Guzmán, única hija del Conde de Olivares a la que más tarde le daría el título de Marquesa de Heliche, comenzó a sanar de sus dolencias y se recuperó completamente. Don Gaspar, en acción de gracias, ordenó se instituyese como festividad religiosa en Olivares y en todas sus posesiones del Aljarafe el día de San Blas con misa y bendición de panes.

El Conde de Olivares además hizo pintar un cuadro de grandes dimensiones para que quedase constancia de este hecho. Lienzo que se encuentra en la Capilla del Sagrario de la Colegiata y en el se puede observar como San Blas da la bendición a dos mujeres orando, éstas son Doña Inés de Zúñiga y Velasco, Condesa de Olivares y su hija María de Guzmán.

http://www.sevillaysuprovincia.es/
Share on Google Plus

About Sevilla y su provincia

    Blogger Comment
    Facebook Comment